En la Opinión de Pepe Mata… Que venderán a la Santa María de Querétaro para hacer un centro comercial

La noticia de que venderá, Nicolás González Aréstegui, la emblemática Plaza Santa María de Querétaro para que se construya en los terrenos que ocupa el coso taurino, un centro comercial es casi… casi del dominio público. Aunque, Nicolás, no lo ha confirmado, tampoco se puede asegurar que no podría suceder.

Tres generaciones de Nicolás González… Jáuregui, Rivas y ahora Aréstegui han dirigido los destinos de la Santa María y hoy parece que esa historia se desvanece.

_____________________________

_____________________________

Los taurinos (empresarios, toreros, ganaderos) de inmediato recurrieron a la fácil justificación de la nostalgia, de aquellos 58 años de gloriosa historia que se han escrito en el redondel del coso queretano, pero también hicieron uso de lo más sencillo… responsabilizar de la crisis -como siempre lo hacen- al ataque de los supuestos antitaurinos o animalistas.

No dudo en lo más mínimo de que no existan esos ataques, pero cuando algo está sólido resulta muy difícil intentar derribarlo.

Y la Fiesta hace tiempo que dejó de estar sólida en su estructura.

¿Culpa de los supuestos antitaurinos o supuestos animalistas?

¡Por supuesto que no!

Hasta el momento no he visto que algún antitaurino o animalista haya echado de las plazas al gran público; sólo he sido testigo de que muchos empresarios complacientes han aceptado las imposiciones de los figurines para menoscabar a una mágica expresión a través de minimizar al toro bravo y encastado.

Lo he denunciado desde mis escritos en lo que fue el influyente diario Novedades en la década de los 90, pero mi voz clamó en el desierto entre los taurinos, no así en el público que me ha distinguido con su fidelidad.

He sido testigo de cómo muchos ganaderos han pisoteado la ética y aceptaron sumisos hacer de sus ganaderías un manantial de mansedumbre, de docilidad y descastamiento, en donde pasta el torillo bobalicón.

Lo he denunciado y por supuesto que he recibido ofensas y amenazas por “atacar” a la Fiesta. Se les olvida a todos esos malos taurinos que soy un libre pensador y creo en la verdad.

Eso del toro artista tuvo en un momento dado repercusión por la sumisa docilidad con la que colaboraba el bovino para que los figurines con el menor esfuerzo hicieran esas faenas llamadas “bonitas” ofendiendo a la grandeza del toro bravo; y cuando el público descubrió el espejismo, cuando reflexionó de que ahí no existía la verdad… protestó.

¡Sí!, protesto, pero no le hicieron caso y comenzó abandonar las plazas.

El público se cansó de que le prometieran la verdad y no se la cumplieran. De que le prometieran una corrida de toros, de toros bravos, encastados y al final apareciera una insulsa aproximación. Así nos inundaron esas faenas frívolas faltas de contenido, que al final no dejan nada para la posteridad.

Entonces, ¿quién ha echado de la Fiesta al maravilloso público?

Los propios taurinos quienes por mantener una Fiesta de comodidad, menoscabada en su gloriosa esencia, suponían que nunca se iba a dar cuenta ese gran público y le faltaron el respeto al respetable.

¿Se venderá la Plaza Santa María de Querétaro?

No lo sé.

¿Se le habrá acabado el amor por el arte del toreo a Nicolás III?

Tampoco lo sé.

Lo único que se vislumbra en el lamentable horizonte taurino en Querétaro, es un inmueble privado al que su dueño quiere sacarle provecho financiero y eso es un acto lícito y realizable.

En medio de todo esto la Fiesta puede remontar tras la crisis de la pandemia.

Reitero por enésima ocasión…

… que sí.

Sólo que si se promete la verdad habrá que cumplirla.

Habrá que jubilar a todos los figurines que tanto, tantísimo daño le han hecho al arte del toreo al convertir en una mera simulación lo que debiera ser una auténtica hazaña en el redondel.

Habrá que reorientar a aquellos jóvenes toreros “inventados” -por decreto- como supuestos artistas, porque sólo siguen los pasos de los figurines.

Habrá que hacer uso del engranaje mercadológico para impactar en el potencial mercado taurino con la verdad de su mágica esencia.

Sólo podrán permanecer y trascender esos toreros, esos ganaderos, esos empresarios, que tengan la verdad por delante, que respeten la grandeza del toro bravo y encastado.

Ese imponente toro que sólo puede dominar un héroe y una vez que impone su imperio, se transfiguré en artista para regalar al espíritu del diletante taurino, auténticas obras de arte.

Porque el arte del toreo, la tauromaquia, sólo se puede entender cuando habiten en el redondel:

El toro auténtico para el torero de verdad.

¡Dígase la verdad… aunque sea motivo de escándalo!

________________________________

@PERIODISTAURINO 

___________________________________________________________________________

Entrar a ver el programa de televisión TOROS EN EL MUNDO TV

___________________________________________________________________________