Valiente determinación de tres profesionales del toro en el Perú

La directiva de la Asociación Cultural Taurina del Perú, que preside Jorge Luis Pérez e integran el periodista Carlos Castillo, como Secretario General, y el matador de toros Fernando Villavicencio, en la función de Vocal; informó recientemente sobre las acciones iniciadas en contra del arbitrario Acuerdo del Concejo de Lima por el cual se busca impedir la realización de espectáculos taurinos en la Plaza de Acho.

Estas acciones comprenden dos vías: primeramente la administrativa, que conduzca a la revocatoria del mandato de los regidores que suscribieron dicho acuerdo; y la segunda, por el lado penal puesto que se hallarían incursos en un concurso de delitos funcionales.

Para el pedido de vacancia, la Ley establece sus procedimientos, los cuales se vienen cumpliendo hasta proseguir en la decisión inapelable del Jurado Nacional de Elecciones, que determinará finalmente la procedencia o no de la vacancia solicitada, que tal y como era previsible fue desestimada por unanimidad por el propio Concejo Metropolitano.

Mientras que simultaneamente, la denuncia penal ya corre admitida y derivada en la formalización de investigación preliminar dictada por la Fiscalía correspondiente, habiéndose iniciado el proceso de notificar las citaciones a los regidores denunciados.

Contundente y firme respuesta del sector taurino a través de la Asociación Cultural Taurina del Perú, que una vez más de forma prudente y silente demuestra eficacia en la acción asumida. No entraremos en los detalles cronológicos ni formales de las acciones arriba descritas pues ya se cuenta con amplia información publicada al respecto.

En tiempos donde las redes sociales son el medio recurrente de quienes la emplean para extrapolar sentimientos abyectos evindenciados en ese afán de siempre acompañar un comentario, alguna opinión respecto a determinada publicación con mordacidad de mala laya y propósito confrontacional que poco o nada aporta que no sea solo poner de manifiesto rencores no superados o vaya qué uno a saber, el aspecto siguiente es digno de resaltar:

Como es el hecho de que las cabezas visibles, de tanto el pedido de vacancia en contra de los regidores metropolitanos como la denuncia penal, correspondan a tres ciudadanos decididos. Los tres, directamente involucrados en el ámbito taurino. Dos profesionales del toro y un trabajador del sector, respectivamente, que no dudaron un instante en poner su firma para las diligencias.

Nos referimos al matador de toros Alan Quispe Díaz, el varilarguero David De la Barra Ticona y el trabajador taurino Marko Duich Tejada. Quienes fueran propuestos para cada caso por personas ligadas al toro como los toreros Pepe Cárdenas y Denis Castillo, el periodista Dickey Fernández, y el empresario, Juan Manuel Roca Rey.

No es fácil para cualquiera asumir responsabilidades que impliquen verse expuesto no solo mediáticamente sino incluso hasta en la disponibilidad del tiempo particular y un posible sinnúmero de circunstancias. Por eso resulta válido destacar esta disposición, convicción y corajuda entereza mostrada por estos tres profesionales taurinos.

Claro, y no con poca razón, se podría decir que es lo que les corresponde dada su condición de trabajdores del toro. Muchas veces oímos que estas cosas deberían ser asumidas directamente por los propios involucrados. Por los representantes de los estamentos taurinos a los que el toro les proveé ingresos o forma parte de su medio de vida.

Pero, ¿acaso no es cierto también que no todos —llegado el momento— muestran la misma determinación siendo mayormente entendible que así lo sea? Ya lo dijimos, para la mayoría es muy difícil asumir riesgos o contratiempos que pudieran alterar la tranquilidad personal.

Reconozcamos esta actitud y valoremos el ejemplo que dan estos tres taurinos como el aliciente que impulse a todos por igual en la búsqueda del objetivo general: defender nuestra afición y nuestro emblema más preciado, deponiendo cualquier motivación en contrario.

Hagámoslo siguiendo lo expresado por David De la Barra cuando nos dice: “Las veces que se me requiera estaré dispuesto a poner de mi parte, sin dudarlo, para contribuir, jamás para disociar”

En la misma línea, el matador Alan Salvador Díaz, concuerda: “No hay dudas que valgan, es momento de tomar al toro por las astas para defendernos, pues a pesar de las consecuencias, manteniendo nuestras convicciones fuertes será la forma de transmitirlo a las futuras generaciones”.

____________________________________

@TorosenelMundo_ 

_______________________________________________________________________

Entrar a ver el programa de televisión TOROS EN EL MUNDO TV

_______________________________________________________________________