En la Opinión de Pepe Mata… ¿La multiplicación de los toreros extranjeros llenará a la Monumental México?

Al final de la semana reciente, el viernes 23 de Octubre, se multiplicó en las redes sociales una acta de amparo, con la que la empresa de la Monumental Plaza de Toros México, que preside Don Alberto Baillères Gonzalez, junto con el arquitecto Javier Sordo-Madaleno Bringas, solicitan incluir más toreros extranjeros que nacionales en los festejos que se celebren en el mayor coso taurino.

Por supuesto, tan pronto el semáforo epidemiológico esté en verde y se autoricen hacer festejos públicos en la Ciudad de México.

Cosas veredes.

Al margen de estar en contra o a favor de dicho amparo, habrá que analizar si esta petición es consecuencia de una visión empresarial o deriva de la incompetencia para poder conseguir llenar el aforo de La México.

¿Visión empresarial?

¿Incompetencia para llenar el aforo de la Monumental México?

Esa es la disyuntiva a dilucidar.

La falta de poder de convocatoria tanto en la temporada chica como en la temporada grande es… ¿única responsabilidad de la actual empresa?

No, por supuesto que no.

Como todo en la vida siempre hay una historia que contar… y la debacle taurina que ahora vivimos, comenzó al final de la década de los ochenta, principios de los noventa, cuando fungía como gerente Curro Leal por Alfaga, empresa filial de Televisa, se le había constituido para manejar al coso de la colonia Nochebuena, y había sido asignado su dirección a don Aurelio Pérez, quien en su época de escritor taurino se puso el mote de Villamelón.

Curro Leal llenaba habitualmente el gran coso taurino, teniendo como máximo galardón, la temporada 92-93 tras haber conseguido 22 festejos… 22 llenos.

En ese mismo año 1993, en el mes de mayo, fue cuando se decidió cambiar la dirección de Alfaga, y Televisa le quitó la responsabilidad de la Monumental México a Don Aurelio, y se la otorgó a, Miguel Alemán Magnani, quien junto con Manolo Martínez habían pensado originalmente en el siempre inolvidable Pepe Chafik (Chafik Hamdan Amad) para gerente de La México.

Sólo que el gran Pepe Chafik ya se encontraba fundando su ganadería en España y decidieron así imponer a Rafael Herrerías.

Así la Fiesta en la Ciudad de México comenzó la peor de todas sus involuciones, en donde reinó fundamentalmente el predilecto de la directiva de Alfaga, sí sí, Enrique Ponce.

Los primeros años hubo grandes entradas, hasta que el público en una concienzuda reflexión comenzó a descubrir la Fiesta que se organizaba fundamentalmente en Las Ventas de Madrid, y La México.

Las comparaciones son odiosas, pero… ¡existen!

Lo que toreaba Ponce en España y lo que venía a “juguetear” a México resultaba una vergüenza, claro que Ponce siempre justificaba los pequeños “… nunca caigan en el error de España, vosotros tenéis el mejor toro, la mejor fiesta”.

Así que pesar de los intentos de los figurines por hacer creer que no debería aparecer el toro en todo su esplendor en la Plaza México, comenzó haber un serio aviso por parte de los asiduos concurrentes…

… y los llenos comenzaron a convertirse en dos tercios del aforo, y en lugar de que la visión empresarial se impusiera, sólo mandaba el amiguísimo por el torero valenciano al que se le dejaba hacer; y el actuaba en consecuencia.

____________________________________

La Monumental Plaza de Toros México, en medio de otra contienda que no será fructífera para devolverle su grandeza

____________________________________

Tantas fueron las pérdidas que Televisa ordenó una auditoría a Alfaga -la cual pueden encontrar en la hemeroteca yo escribía en el diario Novedades e investigué y publiqué todo-; al final terminó todo con la separación de Televisa de la Fiesta y en la fundación de una nueva empresa en donde el dueño fue la familia Alemán y Herrerías el gerente de la Plaza México.

Así ya para el naciente nuevo milenio, las entradas bajaron tanto, que de 22 festejos ya sólo había 21 malas, muy malas entradas y un lleno, el 5 de febrero.

No obstante, la insistencia de hacer a un lado al público, de no conocer lo que en la realidad quería ver y disfrutar, se seguían imponiendo carteles sin más “argumento” que el compadrazgo con los figurines; con pequeñajos ovejunos que daban comodidad al que tenían frente a ellos.

Hasta que tras 20 años de incompetencia empresarial, en 2013, aproximadamente, el público había dejado a la tauromaquia en su última opción, muy a pesar de que gustara en verdad del arte del toreo.

¿Por qué se vació la Monumental México?

La respuesta es simple y son tres factores fundamentales:

  • Nula visión empresarial
  • Pequeñajos bobalicones de ganaderas comerciales ad-hoc para la comodidad de los figurines, con escandalosa sospecha de cornicure
  • Nunca le permitieron al gran público taurino crear a sus propios ídolos; sólo se le impuso a los amiguetes de la empresa

Así que en el mes de junio de 2016, se acabó la penosa historia de la Monumental México con Miguel Alemán Magnani y Rafael Herrerías, incluso hubo hasta separación de amistades, y entró a la escena empresarial taurina: Javier Sordo-Madaleno.

¿Cómo fue su ingreso?

Bueno, según cuenta la historia que Rafael Herrerías tenía que pagar el adeudo por renta del coso de Insurgentes a su propietario, Antonio Cosío, pero Miguel Alemán ya desinteresado, cansado por tanto fracaso, le ofreció a Herrerías pagar sólo una parte, este último de inmediato visitó a otras dos opciones, una de ellas el propio Javier Sordo-Madaleno quien le manifestó que le resolvería en un par de días.

Según comenta esa misma historia, Javier se comunicó con Toño (Cosío) y tras encomiable y fructífera plática, fue ungido como el nuevo inquilino del mayor coso del mundo.

De esta forma inició la nueva historia, a la que fue invitado un empresario tan sólido como benefactor del arte del toreo, Don Alberto Baillères González, quien ya había estado al mando del mayor coso del mundo.

En eso estamos, en la nueva historia que estaban escribiendo de la Monumental Plaza de Toros México, apenas cumpliría 4 años con sus nuevos mecenas, cuando apareció la pandemia, y por el momento se detuvo el reloj en este 2020.

Mientras se estaba en esa espera -que en verdad desespera-, apareció este amparo, con el fin de que toreen más extranjeros que mexicanos, con lo que suponen devolverán el ánimo -no el gusto porque ese sigue presente en el gran público taurino- y así se vuelvan a llenar los tendidos del coso monumental.

Sí ese ánimo que pareciera se diluyó en la nada, porque en los últimos 30 años, el gran público taurino no ha sido tomado en cuenta.

Y, claro que surgen interrogantes:

¿Este amparo resolverá la problemática de las malas entradas?

La realidad de inmediato exclama…

¡No!

¡Por supuesto que no!

Cualquiera que tenga un un mínimo de visión, de lógica empresarial lo sabe y lo puede afirmar.

En una época en donde la mercadotecnia es la parte fundamental de toda empresa, hay que conocer las preferencias del cliente, qué quiere ver, cómo lo quiere ver y por qué lo quiere ver.

No se puede llegar y decirle al público “… aquí te traje a estos tres figurines españoles con sus pequeñajos y ahora vienes a la Plaza México”, porque no irá.

Primero, porque a nadie le gusta que le impongan los gustos de terceros.

Segundo, porque al igual que el público español, el público mexicano es nacionalista.

¡Sí!

Los mexicanos heredamos de los españoles su… NACIONALISMO.

Y si podemos -al igual que ellos- aceptar a toreros extranjeros y reconocer sus triunfos, el público no podría aceptar carteles sólo con figurines españoles. Sobretodo, si en el redondel en lugar de aparecer el auténtico toro bravo y encastado, hace acto de presencia un minúsculo pequeñajo bobalicón con escandalosa sospecha de cornicure.

Nadie paga por ver simulacros y menos en estas épocas de recesión.

Por otra parte y salvo mejor opinión, la ley de la oferta y la demanda impera en cualquier actividad empresarial… quien llena una plaza tiene derecho a cobrar.

No obstante, si no hay gente que vaya a ver a los figurines extranjeros o, vamos, acuda muy poca gente, ¿qué sustenta su contratación y pago de cuantiosos emolumentos?

¿Cuál podría ser la solución?

  • Buscar talentos y dejar que el gran público cree a sus nuevos ídolos locales los que deberán enfrentar al imponente toro bravo, encastado e íntegro. Porque una cosa está clara, si los toreros no se crean por decreto, mucho menos, muchísimo menos los ídolos.
  • Fortalecer a toreros marginados que sí posean fundamento para enfrentar la verdad del toro en todo su esplendor
  • Si se promete una gran corrida de toros, justamente eso tienen que cumplirle al público; nada de que “… si usted se mueve de este lado podrá ver mejor y mucho más grande al toro”.
  • Contender a los toreros mexicanos con jóvenes toreros extranjeros que tengan argumentos; buscando el intercambio en cada país, para darle fortaleza al arte del toreo.

La actual empresa de la Monumental México, está inmersa en dos exitosísimos consorcios, por un lado el Grupo Bal, cuyo presidente vitalicio es un hombre de total reconocimiento y prestigio, Don Alberto Baillères González, quien desde hace 2 años, ha concedido la alternativa a, Don Alejandro Baillères Gual, como director del Grupo Bal, el que además, entre muchas cualidades profesionales, es un inmejorable mercadólogo; él podría analizar en su momento, si la empresa taurina se está manejando bajo los preceptos empresariales, como ocurre con sus otras empresas.

Por la otra parte, esta el famoso arquitecto Javier Sordo-Madaleno, heredero de un imperio en construcción que consolidó su siempre bien recordado padre, el arquitecto Don Juan Sordo-Madaleno, y que en manos de Javier ha ido a muchísimo más por su innegable talento.

Bajo esta perspectiva si falla la empresa de la Monumental Plaza de Toros México, sería muy lamentable, ya que por donde se quiera observar, analizar, reflexionar, existen sólidos argumentos que pueden traducir al éxito las siguientes temporadas, una vez que la pandemia sea superada por las necesarias vacunas que esperamos con ansia infinita.

Éxito en el que no está incluido el traer más toreros extranjeros, porque no será la solución, si antes la visión empresarial no impera en la conducción del mayor coso del mundo.

¡Dígase la verdad… aunque sea motivo de escándalo!

________________________________

– El acta de amparo que está distribuyéndose en las redes sociales promovida para que toreen más extranjeros que nacionales en la Monumental México

________________________________

¡Sígueme! en mi nueva cuenta de Twitter:

@PEPEMAT91688656

___________________________________________________________________________

Entrar a ver el programa de televisión TOROS EN EL MUNDO TV

___________________________________________________________________________