En Madrid… Puerta Grande para el torerazo de Diego Urdiales y oreja para Octavio Chacón

Las Ventas. Toros de Fuente Ymbro y un sobrero de El Tajo (6º bis). Un cuarto noble y un bravo el tercero. El resto fueron exigentes y con ciertos aires de mansedumbre.

Diego Urdiales: Oreja tras dos avisos y dos orejas.

Octavio Chacón: Oreja y ovación.

David Mora: Bronca y silencio.

_________________________

Diego Urdiales recibió al primero de la tarde con gran clase con el capote, flexionando su cuerpo al compás de la embestida del animal. Dejó unas chicuelinas que junto a la transmisión del toro animó al tendido generando en éste sensaciones de ser una buena tarde. El viento se hizo presente en la plaza al tomar la muleta. La quietud y temple del torero se vio plasmada desde el inicio con los trincherazos. Se movió mejor por el izquierdo, cualidad que aprovechó para dibujar unos naturales con gran verdad. Concluyó con una estocada en todo lo alto que se alargó hasta oír los dos avisos. Se le concedió una oreja por el mérito de la faena.

No mostró grandes cosas de salida el cuarto, para Diego Urdiales, mostró dificultad en los lances, ya que no colocaba del todo la cara. A pesar de ello, el diestro impuso su toreo y aprovechó la profundidad de la embestida para dejar redondos de gran torería. Derechazos, redondos, naturales, remates… todos los detalles fueron de torerazo. La pureza aterrizó en Madrid y esta plaza se emocionó.

Salió el segundo de la tarde, al que haría frente Octavio Chacón. Fue un astado complicado. En el caballo no bajo la cabeza. Lo único que tuvo fue movilidad porque la bravura no se vio por ningún lado. El torero supo lidiar y ponerse delante de un animal que lo único que mostraba era peligro. Al natural toreó mejor. Le levantó del suelo por los pies propiciándole un revolcón pero Chacón supo estar muy a la altura de la plaza madrileña. A pesar de la estocada caída aunque certera se le concedió la oreja.

El quinto fue un toro con genio el cual fue imposible de lidiar, a pesar de la voluntad de Octavio Chacón. En uno de los derrotazos prendió al torero.

A la verónica recibió David Mora al tercero de la tarde. Salió con gran transmisión y humillación. Empujó en el caballo. El brindis fue para el público. Mostró ganas de embestir durante la faena de muleta, condiciones que no terminó de aprovechar el matador. No se encontró del todo, quedándose fuera de la buena colocación. El tendido se lo recriminó y todo fue a menos. Con la espada tampoco atinó. El animal fue ovacionado en el arrastre.

El sexto fue devuelto a los corrales por una lesión en la pata izquierda. En su lugar salió uno de El Tajo que no dijo nada en su embestida. La tarde ya había visto lo que tenía que ver. Terminó David Mora cosechando el silencio.

En resumen, una tarde de las que muchos llevábamos esperando, una tarde de callar bocas ante todos esos que decía que los “toreros de Madrid” sólo funcionan con ciertos encastes. Aquí la prueba de la necesidad de dar oportunidades a los toreros que verdaderamente salen a darlo todo para torear todo tipo de encastes y demostrar, como lo han hecho hoy que son unos torerazos. Hoy me voy a casa diciendo muy orgulloso: “He estado en los toros”.

____________________________

____________________________

@pablobielsa5

_________________________________________________________________________

Entrar a ver el programa de televisión TOROS EN EL MUNDO TV

_________________________________________________________________________