En Albacete… Corrida de expectación, corrida de decepción

Albacete, 15 de septiembre de 2017. Octava de feria de la Virgen de los Llanos. Se han lidiado dos toros de la ganadería portuguesa de Guiomar, sosotes, pero que no plantearon complicaciones y cuatro de El Vellosino, desiguales, mansotes, sin transmisión y poco servibles para la terna de hoy. Lleno en los tendidos.

Diego Ventura: Saludos y oreja.

Julián López El Juli: Saludos y oreja.

Andrés Roca Rey: Silencio y pitos.

Detalles:

Corrida mixta, que gusta poco a muchos aficionados, pero que se suele llenar, como ha ocurrido hoy, aunque bien es verdad que tenía muchos alicientes complementarios.

Toreaba a caballo Diego Ventura, que ya triunfó el domingo y siendo de la casa Lozano, había que ponerlo en esta mixta de lujo.

A pie venía El Juli, que tantas veces ha triunfado en esta plaza y Roca Rey, se presentaba como digno oponente y en sustitución del añorado Morante de la Puebla, por sus incondicionales.

___________________________

Ventura, con dos rejones de castigo recibe al que abre plaza. Consigue llevarlo bien pegado a la grupa y coloca tres banderillas en lo alto, con algún paso en falso. Con Nazarí coloca dos más, quebrando en la cara y tres cortas al violín, con juegos de teléfono. Pincha en hueso y rejón algo contrario que acaba con él. Saludos.

Con Nazarí y Fino consigue quebrar y realizar algunas piruetas del gusto del público, y con Dólar, tras quitar la cabezada, pone un par sublime a dos manos, jaleándose a galope tendido en loor de la multitud que abarrota esta tarde La Chata. Con Remate coloca tres cortas y tras un rejonazo (algo contrario) y descabello, corta una oreja.

Sale, el segundo, un Mostrenco de 647 kilos, dando el peso de padre de la feria, veleto y estrecho de sienes, que aprieta en el capote. Dos varas, aunque una es porque se defiende el picador al abandonar el ruedo tras el cambio de tercio. No brinda El Juli, que se muestra algo compungido por el fallecimiento de un familiar cercano. Corta el viaje el de El Vellosino, y le colocan cuatros palos en cuatro entradas. Un marmolillo andarín, que no quiere pelea, pero con peligro ciego. Dificultades para pararlo y matar, pero El Juli, de forma hábil, le coloca media fácil, pero aún tiene tiempo de arrollar a Álvaro Montes, sin graves consecuencias, pero dándonos un buen susto. Descabello y saludos en el tercio, tras débil petición.

Sale el quinto, que no cumple el refrán. Toro que no transmite, ahora con molestias producidas por el viento. Una cara con carioca, da paso a un quite por chicuelinas de El Juli. Pareado de forma rápida e irregular, mostrando prisas. Brindis al público. Debe mimarlo para que no se le caiga, y dándole sitio, consigue recetarle algunos buenos muletazos, aunque sin conseguir hilvanar una faena profunda, pues el toro no la tiene, demostrando andar sobrado de conocimientos y aptitudes el de Velilla, recurriendo a tocada de pitones, para animar algo el cotarro. Con pinchazo y algo más de media en lo alto y tras aviso, consigue cortar una oreja, más a la voluntad y destreza, que al arte desplegado.

Andrés Roca Rey venía a sustituir a Morante y ni ha sido su mejor tarde, ni su mejor lote. Tras saludar a pies juntos a su primero, salen los caballos y el toro se va directo al que cubre puerta, que tiene que defenderse. Luego lo conducen al de turno, tras un picotazo sale doblando las manos. Seis palos desiguales de colocación y Andrés brinda al respetable. Se mueve algo el viento y el torero nacido en Lima, administra series cortas, porque ve que no da para mucho. Faena insulsa, pues el toro se pone a escarbar, y la insistencia llega a aburrir. Tras pinchado, saliéndose de la suerte, estocada trasera y sablazo que no encuentra toro, consigue por fin acabar con la pesadez. Silencio, con algunos pititos.

El sexto que cierra esta mala tarde, muy abanto y sin fijeza alguna, sale suelto del caballo, mostrando su mansedumbre, convirtiendo el ruedo en una auténtica capea. Brinda al público y aunque se esfuerza en las cercanías, con este Vellosino rebrincadito y andarín, no encuentra Roca Rey la forma de acoplarse. La faena entra en la fase de aburrimiento y ni los pases por la espalda, ni los cambios de mano, consiguen enderezar el asunto. Tras varios pinchazos y un aviso, se lleva Roca Rey la pitada de la feria.

¡Otra vez será!

Así lo vimos, y por eso así lo contamos. Mañana más y mejor lo que Dios quiera. Sentimos la pérdida de un ser querido de la familia de El Juli. D.E.P.

___________________________

Fotos: Por cortesía de Fernando Javier Guijarro.

___________________________

@chatino12

_______________________________________________________________________

Entrar a ver el programa de televisión TOROS EN EL MUNDO TV

_______________________________________________________________________