En la Opinión de Pepe Mata… Alfonso Gaona, parte fundamental del México Taurino

Este lunes 2 de enero, dejó de existir el último gran empresario que tuvo la Monumental Plaza de Toros México… el último gran empresario que supo formar toreros y consolidarlos, el último gran empresario que supo siempre guardar respeto y afecto por el público, engrandeciendo por consecuencia necesaria, a la fiesta taurina mexicana… el doctor Alfonso Gaona de Lara, quien estaba próximo a cumplir el cercano 21 de enero, 94 años de edad, y sin embargo, el destino decidió que tenía que abandonar la vida terrenal para continuar evolucionando en el universo.

El doctor Gaona no fue perfecto, nadie de los que vivimos en este mundo lo somos; pero tenía muchísimas cualidades que le hicieron ganarse el respeto, el cariño y el reconocimiento de todos los aficionados, toreros, ganaderos, subalternos y demás integrantes del mundillo taurino mexicano.

En el terreno profesional, supo ser justamente eso… un profesional, un gran profesional.

__________________________________

__________________________________

Desde su debut como empresario el ya lejano 1 de diciembre de 1940, confeccionó un cartel que enseñó su visión empresarial: Fermín Espinosa Saucedo Armillita El Grande, Paco Gorráez y la alternativa de Carlos Arruza con toros de Piedras Negras.

Una figura… un torero importante y un joven con las suficientes cualidades, para inteligentemente apoyado, alternar con dos toreros que al llevar gente a la plaza, le daban la maravillosa posibilidad de poder mostrar su potencial, con toros que garantizarían la atención en el espectáculo que se desarrollaría en el redondel.

No se puede entender la Historia del Toreo en México desde ese diciembre de 1940, sin la presencia fundamental, vital, luminosa y emblemática del doctor Alfonso Gaona, quien por conocer bien su negocio, entendió del público y supo hacer toreros, esa es la virtud fundamental del don Alfonso.

Y por supuesto, que la historia, el más severo juez de cada uno de nosotros, hizo ya su juicio… su más severo juicio, y presenta como resultado, la total aprobación de una extraordinaria aportación que en más de 50 años como excepcional empresario, dejó el doctor Alfonso Gaona.

El inolvidable don Alfonso, ejerció la profesión tanto en la Plaza México, como en Tijuana, Ciudad Juárez, Morelia, San Luis Potosí, Acapulco, y una lista muy larga de toreros que buscó, encontró, formó y/o consolidó, o ayudó a mantenerse… para engrandecer a la tauromaquia mexicana, aparece, en la que se leen tan importantes, como, por ejemplo:

Fermín Espinosa Armillita El Grande, Carlos Arruza, Luis Castro El Soldado, Silverio Pérez, Luis Procuna, Félix y Luis Briones, Alfonso Ramírez El Calesero, Lorenzo Garza, Fermín Rivera, los Tres Mosqueteros… Manuel Capetillo, Rafael Rodríguez y Jesús Córdoba con Paco Ortiz como su D’artagnan, Joselito Huerta, El Güero Miguel Ángel, Amado El Loco Ramírez, Alfredo Leal, Jaime Rangel, Manolo Martínez, Eloy Cavazos, Curro Rivera, Mariano Ramos, Antonio Lomelín, Jesús Solórzano, Raúl Contreras Finito, Antonio del Olivar, Miguel Espinosa, David Silveti, Jorge Gutiérrez, Manolo Arruza, César Pastor, Valente Arellano, Ernesto Belmont, Pablo Curro Cruz, Rodolfo Rodríguez El Pana, Manolo Sánchez, Manolo Mejía, Ricardo y Luis Fernando Sánchez, en fin… tantos, y pido disculpas a quien el archivo de sastre de mi memoria olvidó.

__________________________________

__________________________________

Las comparaciones… siempre son odiosas, pero, salvo la mejor opinión de usted lector amigo, y del inexorable juicio de la historia, después de don Alfonso Gaona, el espectáculo que se presenta en el coso mayor… sufrió un gravísimo retroceso, un terrible menosprecio, una asfixiante degradación, un penoso deterioro.

A tan deplorable nivel ha llegado el impacto de esta vertiginosa caída, que en más de 12 años no se ha podido buscar, encontrar, formar, consolidar y hacer trascender, por lo menos, a un torero que pueda medio llenar la plaza… por eso ahora luce ese gran inmueble como un inmenso cráter vacío.

Y esta grave crisis, por supuesto que el doctor Gaona en una entrevista que le hicieron para la televisión la hizo notar, ofreciendo soluciones.

Los últimos toreros formados que dejó don Alfonso, por obvias razones comenzaron a retirarse de los ruedos o a dejar de interesar por la falta de una inteligente, sensible y respetuosa visión empresarial.

¡Cuánta falta hace el doctor Alfonso Gaona!

Y con su lamentable desaparición física… se agiganta su grandeza e invaluable aportación a la tauromaquia mexicana.

Sin Alfonso Gaona… no se podría entender una parte fundamental de la fiesta taurina mexicana.

¡Dígase la verdad… aunque sea motivo de escándalo!

________________________________

@PERIODISTAURINO 

___________________________________________________________________________

Entrar a ver el programa de televisión TOROS EN EL MUNDO TV

___________________________________________________________________________